Morrissey no para de ser noticia... lamentablemente, por motivos poco felices. Tras su desmayo sobre el escenario, hace dos semanas, se le suma ahora otro lamentable episodio ocurrido durante su show en el Liverpool Echo Arena.

El Sábado, el cantante se presentó ante una gran multitud de su país natal. Llevaba 15 minutos de shows cuando, inesperadamente, alguien de la multitud arrojó una botella de plástico que impactó sobre la frente de Mozz.

El frontman se quedó perplejo unos instantes, dejó de cantar y, al cabo de pocos segundos, sentenció "goodbye", dando por concluído el show, para desilusión de sus miles de espectadores.

Pese a que la multitud coreó su nombre durante un buen rato, finalmente Morrissey no volvió a aparecer. El gerente del Echo Arena comentó: "Estamos muy decepcionados de que un individuo arruinara lo que debería haber sido una noche brillante para los fans".

El tour de Morrissey continuará, esperamos que sin más incidentes, por Holanda.